Aprendiendo un segundo idioma

Razones por la que es aconsejable aprender un idioma extranjero desde niños

20191014080241.aprendiendo_un_segundo_idioma_colegio_san_cristobal_castellon

¿Cuál es el mejor momento para aprender un segundo idioma? La respuesta es cuánto antes, mejor. Desde que un bebé nace, su cerebro comienza a desarrollarse en función de lo que va descubriendo a su alrededor a lo largo de los primeros meses y años de vida. Desde el nacimiento, el cerebro humano comienza a recopilar información sobre las voces que hay a nuestro alrededor, los ruidos, las palabras, la música, etc.

De hecho, los niños cuyos progenitores hablan lenguas nativas diferentes y se dirigen a ellos en dichos idiomas, son capaces de reconocer los sonidos de cada una de las lenguas y pronunciarlas de forma natural, como si fuese nativo de ambas.

No obstante, esto no quiere decir que un niño cuyos padres no hablen un idioma diferente no sean capaces de aprenderlo. Es posible que le cueste un poco más, eso sí, pero con esfuerzo y constancia será capaz de expresarse en un idioma diferente al nativo sin ningún problema.

Por ello, si estás pensando en la posibilidad de que tu hijo aprenda un idioma extranjero has de saber que le estarás abriendo puertas en su futuro, además de aportarles una serie de beneficios como:

- Mejorar su capacidad lingüística. Exponer a un niño a un idioma diferente al nativo a una edad temprana conseguirá mejorar su fluidez con este de forma más rápida que si lo hace de forma más tardía.

- Aprender un segundo, o tercer idioma, mejora la capacidad de memoria, aumenta la flexibilidad mental y les hace ser más creativos.

- Aprender un idioma extranjero no sólo implica hablar esa lengua sino también tener acceso a una cultura diferente, lo que les ayudará a tener una mente más abierta al mundo, enriquecerá su nivel cultural y les hará interesarse por otras formas de vida diferentes a la suya.

- Los niños no tienen vergüenza a la hora de hablar en un idioma diferente y equivocarse, por ejemplo. Esto les ayuda a adquirir una mayor confianza y lanzarse a hablar sin miedo a lo que piensen los demás.

- Por último, y no menos importante, como comentábamos al principio, les estarás abriendo puertas de cara a un futuro profesional. El hecho de ser bilingüe o tener un dominio de una lengua extranjera como puede ser el inglés, por ejemplo, son aptitudes muy valoradas por las empresas en la actualidad a la hora de buscar candidatos.
 

Consejos para familiarizar a los más pequeños con el inglés

Los expertos en este tema consideran que hay muchas formas de ayudar a nuestros hijos a familiarizarse con un idioma extranjero desde que son pequeños:

1. Leer en inglés: desde que comienzan a leer, podemos introducirles pequeñas lecturas en inglés, con vocabulario básico, que además de ayudarles a mejorar su comprensión del idioma, incrementará su afición y amor por la lectura.

2. Juegos: actualmente, existe una amplia oferta de juegos y juguetes interactivos que fomentan el aprendizaje de los niños de forma más rápida y que permiten asimilar el vocabulario, la gramática o la pronunciación de una forma divertida.

3. Multimedia: a todos los niños les gusta ver la televisión o jugar con la Tablet. Aprovechémoslo, pero controlando siempre tanto los contenidos como el tiempo de exposición. Los dibujos animados en inglés son una buena opción para comenzar a implementar el idioma.

4. Rutina: se trata de utilizar el idioma de forma regular pero sin saturar al niño, poquito a poco pero de forma constante.

Todo aprendizaje conlleva un tiempo y un esfuerzo, pero al final, habrá merecido la pena.

 

Joana Casas

 Categorías: