Buenas fotos, mejores recuerdos

Consejos para un uso seguro y respetuoso de la fotografía

20180801160536.buenas_fotos_mejores_recuerdos_colegio_san_cristobal_castellon

¿Cuántas fotografías tenemos en nuestros móviles? ¿Cuáles comparten nuestras hijas o hijos en redes sociales? ¿Cientos o miles cada año? Sin duda son un buen recuerdo pero hay algunas precauciones que debemos seguir y, sobre todo, trasladar a menores y adolescentes para que hagan un buen uso de estos recuerdos.

 

Precauciones al hacer fotos

Es importante que, cuando hagamos fotografías, tengamos en cuenta dos aspectos básicos:

  1. La configuración o ajustes de la cámara. La imagen digital incluye mucha más información de la que vemos a simple vista, son los metadatos, es decir, información sobre cuándo se ha realizado la fotografía, con qué cámara, el uso del flash… e incluso, dónde se ha realizado, la ubicación, las coordenadas geográficas en las que se ha realizado.

Esta última característica requiere especial cuidado pues, si compartimos el archivo digital (subiendo la foto a una red social, por ejemplo), estaremos informando también del lugar exacto en el que se ha tomado la foto.

Así que, un consejo: desactiva esta opción (puede llamarse ubicación, geolocalización… dependerá de la cámara o teléfono) tanto en los ajustes de la cámara como en los ajustes generales del teléfono si usas un smartphone.

  1. Qué se muestra en la foto. Cuidado con que salgan personas que están alrededor, especialmente si vamos a compartirlas después. Así que pondremos atención en que solo aparezcan personas que nos han dado permiso. Si no es así, siempre podemos “pixelar” o distorsionar la cara para que no se reconozca (hay muchas aplicaciones o programas que nos ayuda a “retocar” nuestras fotografías: Snapseed, VSCO… las posibilidades son múltiples y cada día surgen nuevas).

Pero no solo las personas, la Oficina de Seguridad del Internauta nos da algunas pistas importantes en el artículo “¿Qué información se oculta tras una foto?”.

 

Atención a la difusión

Es habitual que las y los adolescentes compartan sus fotos en Facebook, en Instagram, a través de WhastApp o Twitter… algo que también hacemos las personas adultas. Para hacerlo de forma segura os incluimos cuatro consejos:

  1. Cuidado con la sobreexposición, especialmente de menores. La Asociación de Internautas ya nos avisa de los riesgos del 'sharenting' (del inglés 'share' –compartir– y 'parenting' –crianza–).
  2. Atención a las “etiquetas”: etiquetaremos solo a quienes nos hayan dado permiso para ello. ¡Vigila las opciones de privacidad de la red social y ajústalas para que solo puedan etiquetarte con tu permiso!

En el vídeo Cómo evitar riesgos al compartir fotos en las redes sociales el Instituto Nacional de Ciberseguridad nos da algunos buenos consejos.

  1. Máxima cautela con las imágenes que compartimos y con quién. ¡No sabemos dónde pueden acabar! Es mucho mejor no compartir fotografías de desnudos de menores (ni de mayores) en ninguna red social. Tengamos en cuenta que muchas de estas redes son públicas y se comparte el contenido con “todo el mundo”.

Revisemos las posibilidades de publicación y la lista de “amigos”, “seguidores”… cada cierto tiempo. Repasemos, también, los permisos que hemos dado a cada red social para utilizar el contenido que subimos a ella: en la mayoría de los casos hemos cedido todos los derechos sobre ese contenido y podrán compartirla y explotarla como consideren oportuno.

  1. Protejamos nuestra casa, es decir, no publiquemos fotografías del lugar de vacaciones (al menos hasta que hayamos vuelto), así evitaremos que se sepa que nuestra casa se ha quedado “vacía”.

¡Ah! y lo que ya hemos dicho, mucha atención a quiénes aparecen en la foto, debemos cuidar la intimidad de otras personas.

 

Guardar, imprimir… ¡mantener el recuerdo!

Si queremos mantener el recuerdo que nos llevó a realizar esa fotografía, mantengámosla a salvo. Podemos hacer copias de seguridad en discos duros externos, “en la nube”, en tarjetas de memoria…. Dos buenas opciones online son la aplicación Fotos de Google o el disco duro virtual de Dropbox. Recordemos que una “copia de seguridad” es una copia, es decir, que es conveniente que la tengamos también en otro lugar.

Un último consejo, imprime alguna de las fotografías (como antes revelábamos uno o dos carretes), es una buena forma de mantener el recuerdo. Además, ¿qué es más fácil, ver quinientas fotografías en el móvil o algunas decenas en un álbum?

 

Yolanda Lorenzo @Yoloren

 

 Categorías: