Cómo gestionar los celos entre hermanos

Consejos y herramientas para afrontar los celos

20171130092936.como_gestionar_celos_entre_hermanos

La llegada de un nuevo miembro a la familia siempre es una buena noticia, aunque es posible que nuestros hijos mayores no lo entiendan de la misma forma. En ocasiones, la presencia de un nuevo hermanito puede convertirse para ellos en un rival que ha llegado para llevarse todas las atenciones de los padres y familiares.

Es completamente normal que nuestros hijos sientan celos en algún momento. Todos, sin excepción, hemos sentido celos, por diferentes motivos, en algún momento de nuestra vida.  Los celos son una emoción natural que parten de la necesidad de exclusividad y protagonismo.

Debemos entender, que hasta la llegada del bebé, nuestro hijo era el rey de la casa, el centro de atención; y ahora, puede sentirse destronado.

Los celos suelen aparecer entre el primer año y medio de vida hasta los 7 años aproximadamente y pueden manifestarse a través de diversas conductas, aunque no exista una causa real:
 

  • Hostilidad y agresividad: aunque son poco frecuentes, en ocasiones muestran esta agresividad contra sus hermanos pequeños a través de empujones, pellizcos, mordiscos o cualquier otra conducta dirigida a provocarles daño.
  • Comportamientos infantiles: ante la llegada de un nuevo hermano, retoman conductas que ya habían abandonado como por ejemplo hacerse pis en la cama, hablar como un bebé o actuar como tal.
  • Cambios de humor: el niño puede mostrarse irascible con sus padres o sus hermanos.
  • Alteraciones en la alimentación: en ocasiones, los niños muestran su malestar negándose a comer, por ejemplo.

     

¿Qué podemos hacer para evitar los celos entre hermanos?


1. Hazle partícipe desde el primer momento: explícale qué está ocurriendo, en qué va a consistir tener un hermanito, enséñale las ecografías y que él entienda que contáis con su apoyo.
 

2. Ilusiónale con la llegada del bebé: trata de involucrarlo en los preparativos, pídele opinión, por ejemplo, sobre cómo le gustaría decorar la habitación del hermanito o cómo podría llamarse.
 

3. Intenta no cambiar sus hábitos: aunque a partir de ahora, será el hermano mayor, no debemos olvidar de que sigue siendo un niño. Por ello, procura dedicarle la misma atención, juega con él siempre que sea posible, recógelo del colegio o la guardería.
 

4. Concédele nuevas responsabilidades: pídele que le arrope, que te avise si llora o que compruebe si se ha dormido y recuérdale siempre lo bien que lo hace con su hermanito.
 

5. Evita siempre expresiones como “Le vas a hacer daño”, “No lo toques” y sustitúyelas por otras como “Qué bien lo cuidas” o “Es muy pequeño y te necesita”, por ejemplo.
 

6. Evita hacer comparaciones de tipo “tu hermano se porta mejor”, “tu hermanito es más bueno” u otras que puedan influir en su autoestima.

 

Hay diversas herramientas que pueden ayudarte a afrontar estas situaciones pasajeras. Nosotros hoy te proponemos una muy interesante: los cuentos, historias para ayudarles a entender cómo se sienten, o que su hermanito no es un rival, sino un amigo con el que podrá jugar.

"Cuando estoy celoso", Tracey Moloney, Ed. SM (+2 años): “El conejo del libro siente celos. Por eso hace tonterías. El libro ayuda a los niños a entender sus sentimientos, a conocerse mejor y a controlar sus reacciones y comportamientos. Explica que todos somos especiales y no hay que hacerse comparaciones con nadie”.

"Gigantísima", Bel Ólid, ed. Timunmas (+3 años): “Debido a un mal entendido, la protagonista de la historia cree que va a llegar a su casa una giganta, cuando en realidad va a tener una hermanita. Una forma original y diferente de explicar la llegada de un nuevo miembro a la familia”

"César Celosaurio", Brian Moses, Ed. Anaya (+4 años): “César Celosaurio siente celos por todo y de todos: de su hermano, que siempre gana los juegos; de sus amigos, porque tienen bronto-bicis ¿Cuándo dejará César de sentir celos de los demás? Una forma divertida y desenfadada de analizar distintos sentimientos y actitudes que los niños y las niñas deben aprender a superar”.

 

Joanna Casas 

 Categorías: