Comprometidos con una alimentación saludable

Los hábitos de vida saludable que se establezcan durante la infancia, les acompañarán en su vida como adultos en el futuro

20191210092814.comprometidos_con_una_alimentacion_saludable_colegio_san_cristobal_castellon

La obesidad infantil se ha multiplicado por 10 en los últimos 40 años. Según el informe de Unicef sobre alimentación infantil 2019, en España, un 35 por ciento de los niños entre ocho y dieciséis años tiene exceso de peso; una cifra que sitúa a nuestro país entre los países de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) con mayor porcentaje de sobrepeso infantil y adolescente.

El exceso de peso durante los primemos años de vida es un problema complejo si tenemos en cuenta que el sobrepeso está relacionado con una mayor incidencia de enfermedades como la diabetes, la presión arterial alta o el colesterol.

Por ello, la principal estrategia para hacer frente a la obesidad infantil es la prevención. Una alimentación sana y los hábitos de vida saludables que se establezcan durante la infancia, les acompañarán en su vida como adultos en el futuro.

En Centros Educativos  San Cristóbal, conscientes de los beneficios y las ventajas de la dieta mediterránea, estamos comprometidos con la alimentación saludable tanto desde las aulas, mediante la realización de talleres, charlas y actividades con material didáctico que fomenten el aprendizaje de hábitos de vida saludable; como desde nuestra cocina, en la que diariamente se elaboran gran variedad de platos equilibrados como muestra de una alimentación saludable, basada en el consumo de alimentos frescos y locales.

Una alimentación sana y equilibrada no es solo una cuestión de los padres; por ello, consideramos fundamental difundir los beneficios de una alimentación en la que las frutas y hortalizas se convierten en piezas fundamentales de nuestro menú diario, poniendo en valor la calidad de los productos de la zona.

Así, en los menús que ofrecemos a nuestros alumnos priorizamos y potenciamos alimentos como la carne o el pescado fresco de la lonja, legumbres ecológicas, yogures artesanos o fruta y verdura del mercado local; evitando productos fritos o procesados.

Además, apostamos por reducir los alimentos ricos en grasas o con altas dosis de azúcar; así como por adaptar nuestros menús a las necesidades específicas de los alumnos  que, por cuestiones de salud, lo necesitan, como son, entre otros, dietas hipocalóricas, bajas en sal o sin lactosa.

Y es que una vida sana se sustenta en 4 grandes pilares:

1. Un desayuno correcto y variado que contenga los nutrientes necesarios para afrontar el día con energía. El desayuno es la principal comida del día, ya que proporciona entre el 20 y el 25 por ciento del aporte energético diario que necesita el menor.

2. Mantener una alimentación sana y equilibrada.

3. Evitar el sedentarismo. La práctica deportiva conlleva importantes beneficios para el menor, ya que además de mejorar su forma física, aumenta su capacidad de concentración, organización y socialización.

4. Un buen ejemplo por parte de los padres y el resto de familiares. Todos lo sabemos, lo niños aprenden por imitación. Si en casa, nos ven comer fruta y verdura de manera habitual, ellos también lo harán. Por ello, no se debe preparar nunca una comida diferente para ellos; al contrario, dejad que se sienten a la mesa con vosotros o incluso que os acompañen a hacer la compra para que ellos mismos elijan las frutas o verduras que más les gusten y con las que disfruten comiendo.

 

Joana Casas

 Categorías: