Planes para hacer deporte en familia

El verano es una excelente época para la práctica deportiva

20180709101425.planes_para_hacer_deporte_en_familia_colegio_san_cristobal_castellon

Continuando con planes “diferentes” para el verano (que ya iniciamos en un artículo anterior), os proponemos ahora actividades físicas. Con ellas no solo disfrutaremos de más tiempo en familia sino que, además, cuidaremos nuestra salud y ayudaremos a que menores y jóvenes posean hábitos de vida saludables. Al menos, reduciremos el sendentarismo que promueven los malos hábitos en el uso de la tecnología, los videojuegos y la propia televisión. ¿Os animáis a planificar actividades físicas que nos ayuden a cumplir los 60 minutos diarios que recomienda la Organización Mundial de la Salud?

 

 

7 días, 7 alternativas

 

1. Realizar rutas o excursiones por el entorno cercano siempre es una buena opción cuando la climatología acompaña. En la provincia de Castellón tenemos muchas posibilidades: Penyagolosa, la Serra d'Irta, la ruta de Ojos Negros… en las que mientras caminamos, con un ritmo suave, podemos charlar con nuestras hijas o hijos. Una buena oportunidad para visitar lugares desconocidos que, además, facilitarán un mayor conocimiento de nuestra provincia. ¡Incluso pueden acompañarnos las mascotas!

 

2. Un paseo en bicicleta, una carrera… son actividades divertidas, asociadas al juego especialmente en la primera infancia. Podemos usar los carriles bici, los paseos por el parque o, incluso, realizar alguna de las rutas o excursiones en bicicleta. En cualquier caso, estaremos haciendo una buenísima actividad para nuestra salud física.

 

3. Correr por el municipio, por sus parques... puede resultar más divertido si cambiamos cada día el lugar, el recorrido o la distancia o si hacemos pequeñas competiciones.

 

4. Participar en juegos de pelota siempre es una alternativa entretenida tanto con deportes tradicionales o como en otras actividades (en Sapos y Princesas encontrarás cinco interesantes juegos). Siempre podemos tratar de aprender conjuntamente un deporte nuevo voleibol, fútbol, baloncesto, balonmano, rugby, beisbol…

 

5. Pasear por la playa, por la arena mientras realizamos, por ejemplo, juegos de palabras o recogemos desperdicios nos ayudará a realizar la actividad física diaria y, al mismo tiempo, mejorar nuestro medioambiente. Y no nos olvidemos de nadar, tanto en la propia playa como en la piscina: un ejercicio físico muy recomendable.

 

6. Bailar es una opción muy divertida que pone en juego el movimiento, la coordinación y la creatividad. Podemos acudir en familia a clases de baile o utilizar, por ejemplo, vídeos de YouTube para aprender nuevos y viejos bailes.

 

7. Una yincana, unas olimpiadas familiares o una búsqueda del tesoro en la que las pistas se obtienen a través de pruebas físicas (planchas, abdominales, carrera…) son otras posibilidades. ¿Qué os parece organizar una carrera combinada con bicicleta en el parque Ribalta?

 

Hemos planteado siete opciones diferentes que podemos realizar cada día de la semana, pero recordemos los juegos tradicionales de los que ya hemos hablado. En cualquier caso, de lo que se trata es de que toda la familia disfrute de un rato agradable, rompiendo las rutinas habituales y fomentando la actividad física como un hábito de salud en nuestras hijas e hijos.

 

Pero antes…

Lo más importante de cualquiera de estas actividades, además de la actividad física, es su realización en familia. Para ello, os planteamos algunas recomendaciones para asegurar el éxito en nuestra actividad deportiva este verano:

  • Elegir aquellas aptas para la edad de toda la familia y que no supongan sobreesfuerzos.
  • Involucrar a las y los menores en la elección y planificación de las actividades resulta imprescindible para que sea, realmente, asumida como una actividad familiar.
  • Anotar en el calendario familiar (en la nevera, por ejemplo) las actividades que planificamos.
  • Actuar como guía y compañía de los y las menores, siendo un buen modelo al que imitar para la adquisición de rutinas saludables.
  • Realizar un seguimiento de los tiempos dedicados a la actividad así como la comprobación de si se ha realizado o no la actividad.
  • Comprobar qué alternativas nos ofrece el lugar de destino, si nos vamos de vacaciones, para realizar cualquiera de estas actividades.

¡Ah! Y no te olvides de visitar las recomendaciones de la Organización Mundial de la Salud en cuanto a los niveles recomendados de actividad física en menores y jóvenes.

 

Yolanda Lorenzo @Yoloren

 

 Categorías: